Testimonios:

TESTIMONIO: LIC EN PSICOPEDAGOGÍA

Es muy difícil expresar con las palabras, y más aún a través de la escritura, todo aquello que fue sucediendo, o mejor dicho, lo que fui sintiendo al transitar esta aproximación a este movimiento tan lindo que es la Danzaterapia.

Precisamente por tratarse de un proceso, vivencial y absolutamente personal resulta complejo comenzar a escribir, como todo aquello que implique la autoría y también por tratarse de algo que me hizo sensibilizar mucho y conectarme tanto conmigo.

Nunca había realizado nada parecido, siendo Licenciada en psicopedagogía, y buscando herramientas para llevar a mi trabajo diario en niños con capacidades diferentes, en donde a veces se torna angustiante sentir que se agotan los recursos, justamente tratándose de niños con dificultades y trastornos en el neurodesarrollo en donde lo más afectado resulta ser el cuerpo.

Muchas veces, y día a día, me convenzo más de que el cuerpo habla, sin necesidad de las palabras, puede decir mucho más, me lo enseñan a diario niños y jóvenes con quienes comparto mis mañanas y mis tardes llenanándome de amor. En la mayoría de los casos, estos niños utilizan el cuerpo (dentro de sus posibilidades debido a daño motor), los gestos, las miradas, como modo de expresión, ya que no pueden comunicarse a través de la palabras...y aún así transmiten y se comunican a través de estos “movimientos”.

La música es un recurso absolutamente motivador, genera demasiados sentimien-tos, en particular emociones, recuerdos y hasta trasladarse en el tiempo.

Durante el transcurso de cada encuentro en esta aproximación a la Danzaterapia, tuve diferentes sensaciones, desde sentir vergüenza, mucha exposición, la mirada del otro y emociones profundas, sentir ganas de llorar hasta reírme mucho.

Lo más interesante y atractivo que destaco, es la “experiencia” y todo aquello que me movilizó en cada encuentro, abriéndose muchas preguntas en mí y con ganas de seguir descubriendo recursos que estimulen la autoría de pensar y hacer a través del arte y de la Danza, siendo muy significativa para mí...lo llevo en el alma, aunque no he concretado mi sueño de vivir bailando, está en mi camino de alguna manera y no es casual haber llegado a esta experiencia, que puedo compartir con otros transmitiendo algo tan lindo como poder crear y disfrutar de ser únicos dentro de un espacio que lo posibilita.

Gracias por haberme recibido de esta manera tan especial, por compartir el saber y generar la autoría de pensar, sentir, crear....

APRENDER y poder vivenciar primero desde uno mismo, para luego llegar a los otros y poder transformar y seguir, y seguir.....siempre adelante, como el agua, con las piedras que nos llenan de energía, el sol y los colores, que iluminan, el viento que relaja, suaviza.......y pensar que todos estos recursos están ahí, todos los días.... “Danzaterapia” redescubrir...


 

Clases de danza en Parque Chacabuco